Blog Euskalsec

Evitemos la humedad en invierno

Leyendo ante la chimenea

Llega el invierno y con él el frío, la lluvia, la niebla, la humedad,…si la dichosa humedad en invierno. Llegan casi sin darnos cuenta y de un día para otro nos encontramos la casa «helada». Nuestra respuesta es rápida, encender la calefacción y no abrir apenas las ventanas para no perder calor.

¿Cómo evitar que entre la humedad en invierno?

El frío y la humedad exterior rápidamente se instalan en nuestra vivienda, pero nosotros podemos contribuir a que esta humedad vaya en aumento o disminuya. Tan sólo tenemos que seguir una serie de sencillos consejos para tenerla controlada. Vivir con un exceso de humedad ambiental en nuestra vivienda puede acarrear serias consecuencias tanto para la vivienda como para la salud de los que en ella habiten, es por ello que desde aquí os recomendamos

Ventilar la vivienda diariamente

Aunque a primera vista nos parezca una verdadera locura, el aire de nuestra vivienda debe ser renovado diariamente para que no se convierta en un aire viciado, aire con exceso de humedad. Nadie dice que se tengan abiertas la ventanas toda la mañana como hacían nuestras amamas, con tan sólo 10 0 15 minutos es suficiente, es el tiempo necesario para que escape el aire existente en la vivienda y entre un aire nuevo.

 

Casa ventilando

No poner el termostato de la calefacción a temperaturas muy elevadas

Una vez ventilada la vivienda, debemos esperar unos 15 minutos para encender la calefacción, pero no debemos nunca ponerla a temperaturas demasiado elevadas. Lo ideal es entre los 16-18 ºC durante la noche y los 20-21ºC durante el día. Aparte de  que no es bueno que exista una gran diferencia térmica entre el exterior y el interior, lo más importante es que el aire caliente posee una mayor capacidad de absorción de moléculas de agua. De aquí que cuanta mayor temperatura posea el aire interior de la vivienda,  mayor cantidad de agua almacenará, y mayor será la probabilidad de poseer humedad en invierno.

Usar la campana extractora a la hora de cocinar

En ocasiones se colocan las campanas extractoras como meros elementos decorativos y son se les da el uso para el que fueron instaladas. Dejando a un lado la eliminación de olores, lo importante en el caso del que estamos hablando es que una  correcta ventilación y extracción del aire caliente cargado de vapor de agua va a ser esencial para mantener los niveles óptimos de humedad en la cocina.

Campana extractora en funcionamiento

Intentar reducir la producción de vapor de agua

Al cocinar producimos una cantidad elevada de vapor de agua que se almacena en el aire de nuestra vivienda, con algo tan sencillo como usar las tapas de las ollas conseguimos controlar dicha producción de vapor de agua y que no eleve el grado de humedad del aire de nuestra vivienda, por ello también es recomendable el uso de ollas rápidas u ollas a presión, porque tienen un cierre hermético que impide que el vapor se escape, evitando así que el grado de humedad del aire existe en la vivienda se eleve.

No pegar los muebles a las paredes

Este es un hecho aparentemente insignificante pero imprescindible. Es importantísimo no pegar los muebles, sofás, cajas,…a las paredes. No nos referimos a que tengan que estar 20cm separados de las paredes pero si un poquito para que el aire circule entre la pared y el objeto en cuestión. Es importantísimo que exista una circulación de aire por cada rincón de la vivienda.

Ventilar los canapés

Los canapés fueron un descubrimiento maravilloso, en ellos podemos guardar la ropa blanca (sábanas, toallas,…), bolsos u otros enseres, pero no debemos olvidarnos de abrirlos de vez en cuando y dejarlos un ratito abiertos para que el aire circule por ellos y se ventile todo lo que en ellos hayamos metido.

Canape abatible ventilando

Ventilar los baños después de ducharnos

Sería fantástico que todos los baños de las viviendas tuviesen ventana, pero desgraciadamente no es así. Los que tengan la suerte de tenerla es tan fácil como abrirlas después de tomar una ducha y/o baño, más los que no tengan deberían instalar un extractor de aire, para que de esta forma se evacúen los vapores generados.

Tender la ropa en el exterior

Sabemos que la humedad del invierno hace que cueste una infinidad secar la ropa, pero si la colgamos en el interior de la vivienda hacemos que toda la humedad contenida en ella pase al aire existente en la vivienda y suba el grado de humedad de este

ropa colgada en el exterior

Huye de las estufas de gas butano

Este tipo de estufas son una solución bastante eficiente energéticamente hablando, además de una buena alternativa cuando no existe la posibilidad de instalar otro tipo de sistema de calefacción. Sin embargo, el problema de este tipo de calefacción es que favorece la subida del grado de humedad del aire de la vivienda debido a que en su combustión, el gas butano produce vapor de agua que por supuesto emite al ambiente.

Por cada kilogramo de gas butano se generan más de 1,5 litros de agua, si lo analizamos bien, nos damos cuenta que es motivo más que suficiente para decir adiós a este tipo de calefacción.

Almacena la leña para la chimenea en el exterior

La madera es un material poroso que absorbe el vapor de agua con facilidad. Cuando se va secando expulsa dicho vapor de agua y pasa al aire. Si la almacenamos cerca de la chimenea, dentro de la vivienda, para que nos sea más práctico, hacemos que se eleve el grado de humedad del aire existente, es por ello que se recomienda almacenarla en el exterior.

leña almacenada en el exterior

Revisar tejado y fachada

Los edificios deben llevar un riguroso mantenimiento, pues pueden aparecer fisuras tanto en las fachadas como en los tejados por los que es sencillo el paso del aire húmedo exterior. También hay que controlar la existencia de muros o paredes con problemas de capilaridad o cualquier otro problema en las instalaciones o estructura de los edificios. Es importantísimo llevar un adecuado mantenimiento.

¿Qué podemos hacer en caso de que la humedad persista?

Desesperación ante la humedad

Las 10 anteriores recomendaciones en ocasiones no son suficientes para mantener la humedad en invierno a raya. Es por ello que en estos casos la mejor solución es ponerse en contacto con nosotros, una empresa especializada en humedades estructurales, condensación, capilaridad y filtraciones laterales en soterrados. Nuestros técnicos realizarán in situ un estudio personalizado de la vivienda y le ofrecerán las mejores y más avanzadas soluciones del mercado para erradicarlo.

TRABAJAMOS POR HOGARES SANOS, LIBRES DE HUMEDAD

Euskalsec ® 2019. Aviso Legal | Contacto

Solicitar diagnóstico gratuito